domingo, 6 de abril de 2014

Emotion Sickness

2:30 am
Suena Bon Iver…y tengo todas las luces apagadas.
Acabo de pasar uno de los Domingos más amargos que recuerdo en años.
Invasión de tristeza por cada poro de mi cuerpo.
A mí que siempre me han gustado las matemáticas y la lógica he deducido que:
Alcohol + resaca (mucha) + trabajar muchas horas en varios trabajos + cansancio + asumir que el amor te ha dejado de lado = Estado melodramático nivel máximo.

He vivido 4 días muy intensos. Casi tanto como yo.

He estado en estrenos de películas, muestras de danza, conciertos de ex novios….todo combinado con trabajo y agujetas.
Un sinfín de sentimientos estos días.

Ver una película en un cine lleno hasta arriba el jueves, formada por muuuchos amigos tuyos vestidos deliciosamente para la ocasión y con un resultado genial, fue como comenzó a abrirse la veda.
Sentir orgullo porque a pesar de todos los obstáculos ves que la gente sigue luchando por lo que quiere de la forma que sea.
Porque somos una generación llena de fuerza, de ideas y de esperanza.
Y somos muy cracks…..aunque a veces no lo veamos.
“La sangre de Wendy” es el resultado de un muy buen trabajo en equipo.
Serie B a la española con mucha guasa.
Todo un éxito el estreno, pero me quedo con la parte de detrás de las cámaras.



El Viernes fui a ver a mis compañeros de clase de danza que bailaban una coreografía de nuestra gran profesora y coreógrafa, Yolanda Molina.
Terminé con lágrimas en los ojos al ver a verdaderos amigos disfrutando con su gran pasión.
Esos nervios que sientes antes de salir a actuar, todas las horas de trabajo compartidas. Las lágrimas, las risas, la complicidad.
Pues todo eso fue ejecutado con mucha pasión y con un final apoteósico.
No somos humanos corrientes. Somos bailarines. BRAVO.

Felicitarles a todos y a cada uno de ellos


Cuándo me vuelvan a hacer esa pregunta que tanto odio de “¿tú que eres?” (o qué haces o cualquier variante de esa puta pregunta), ya me sé la respuesta para el resto de mi vida. BAILARINA.

Y ayer……ay ayer!!!!
Ayer fui al concierto que daban Doble Elefante y fue la guinda del pastel de bodas de 7 pisos.
Escuchar en directo letras que hablan de ti, de una etapa muy importante de tu vida que has compartido con alguien que pensabas que era para siempre, y además lo tienes enfrente recitando sin parar…(y encima empieza a sonar Blood bank) pues creo que sobran las palabras…
Situaciones que vivimos juntos y que sólo él y yo entendemos.
Un mundo construido a base de mucho amor y mucho sufrimiento.
Aunque con lo que me quedo, es que M también ha conseguido no abandonar su sueño, y me sentí muy orgullosa y feliz por él.


Todo el tiempo guardando el tipo y la compostura por querer ver la realidad.
Los precios que pagamos a veces por la realidad parecen muy altos, pero personalmente, en mi caso no podría valorar todo lo que me removió lo de anoche.

Durante y a partir de ahí, el alcohol y yo fuimos uno.

Pero todo pasa por algo, ¿no creéis?
Después de la tormenta siempre llega otra.
Los inconformistas tenemos un panorama duro, pero es que si no luchamos, nos morimos por dentro.

Y yo tengo mucho aun que mostrar, mucho amor que dar, muchas risas que provocar, muchos proyectos por cumplir.

Soy una leona y no voy a permitir que nada ni nadie me frene.

Mi querido Justin Vernon <3





No hay comentarios:

Publicar un comentario