domingo, 23 de marzo de 2014

Excuse Me Mr.



Cambiar de vida es posible sin tener q cambiar de ciudad, país o continente.
Simplemente tienes que cambiar de trabajo y YA.
Trabajo nuevo lleva a gente distinta, escenarios distinto, transporte distinto, ritmo distinto…
Por lo menos en mi caso.
Llevo dos meses con un proyecto nuevo y he dejado atrás (o casi) mi antigua vida y mis antiguas y ridículas obsesiones (o casi también).

Ahora no duermo mucho, aprovecho el tiempo que tengo al máximo y me faltan horas en el día, porque seamos honestos, el horario de persona normal establecido no mola nada.
Desglosemos:
Madrugas, y nadie te ayuda, te vas a trabajar y en mi caso lo hago en transporte público. Así comienzas la aventura del día a día.
Trabajas y el tiempo restante que queda está limitado para hacer cualquier cosa que requiera un poco de dedicación.
Sinceramente creo que los ratos del transporte público son los que más me divierten. Vamos todos medio zombie y con varios papeles a desempeñar como por ejemplo el del lector o la maquilladora express, o el que va dormido directamente. También nos podemos encontrar con los chateadores pro, los nihilistas que van sin hacer nada, los ambientadores, los del Candy Crush, los baterías,……Infinidad de personajes a diario encerrados en vagones de tren o autobuses.
¡Y yo me lo quería perder!

Otra de las cosas que me llaman mucho la atención cuando voy en transporte público es el criterio de selección que hacemos a la hora de elegir el lugar para asentarnos.
Si vas de pie intentas buscar un sitio más o menos estable y poco más. Pero ¿cómo es ese momento en el que tienes 6 asientos libres, todos con ocupantes contiguos, y te decides por uno?
Son décimas de segundo en las que tu cerebro hace un reconocimiento ultra rápido y toma
 una decisión no sé muy bien en base a qué porque si realmente lo pienso creo que al final te mueve más la inercia o el propio cansancio.
Pero ¿Dónde origina esta idea?
Os lo voy a contar.

La semana pasada cogí el autobús. Cuando subí, entre frenazos y acelerones buscaba un sitio en el que poder resguardarme del frío (ajjajaajajajjaj).
Pasé al lado de un chico veintreintañero, que iba con una mochila la cual iba ocupando su asiento de al lado.
Me miró, le miré, y no hizo ni el más mínimo gesto de apartar su mochila para que yo me sentase. Pensé que era un maleducado y simplemente seguí con mi vida.
Cuando finalizó el trayecto, nos bajamos todos del autobús y observo que el chico maleducado lleva una falda larga!!!!!
Me quedo un poco flasheada ya que las gafas que llevaba, os aseguro que no pedían una falda como complemento de moda.
Como no me cuadraba nada me acerqué más para saber de qué iba el rollo, y cuál fue mi sorpresa al descubrir ¡que se trataba de una sotana!

Ahora empezaban a encajar las piezas.

Curas que van en transporte público y no te ceden el asiento no vaya a ser que ¿les tires los tejos? ¿les violes? ¿les secuestres para una orgía?
Vamos a ver!!! Un poco de humildad señores clérigos!!

¿O el problema real era que se sentase una mujer al lado la cual le provocase pensamientos impuros? Eso tiene más sentido.

Pecado venial. ¡A confesar toca que para eso ha hecho un juramento! 
Por la parte que me toca, me encanta formar parte de su confesión, señor cura del autobús.

Una anécdota entre las muchas que te pasan a lo largo de los días, semanas, meses…en los que se convierte tu vida diaria.

Malasaña con sus barbas, sus bicis y sus calles meadas, se alejan poco a poco de mí y yo más feliz que un regaliz. Ahora soy más de curas y de polígonos. Eso sí, mi esencia sigue intacta.


Feliz Domingo!!!
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Para acompañar una de Sons Of Rico





martes, 11 de marzo de 2014

Un día con Piscis


Suena el despertador. 7:30 am. Vuelvo a cerrar los ojos.
Abro los ojos. 7:45 am.
Mi gata tiene hambre.
Cojo el móvil y leo que Schumacher seguramente salga del coma en el que está.
Pienso que me tengo q lavar el pelo.
Salto de la cama.
Me pongo Queens of the Stone age a un volumen supersónico.
Observo a la gente en el metro.
Doy los buenos días a mis bailarinas.
Me bebo un súper zumo de naranja natural rodeada de extraños.
Mail. Whatssap. Llamada.
Radio Olé todo el puto día sonando en el móvil de un pintor.
Adivino una contraseña sin querer. Hacker friendly.
Me como un salmorejo.
Me bebo 2 litros de agua.
Fumo.
Calculo los días que quedan para cumplir 31.
Me deprimo pero no.
Pienso que sin bailar no tengo equilibrio alguno.
Suspiro.
Me encuentro con Inés.
Miro el cielo de colores.
Sólo me apetece comer cosas con muchas “E”
Mi padre me hace el control diario por teléfono y recuerdo la peli de Gran Torino porque soy una borde cuando estoy cansada o agobiada.
Termino mi artículo para Antonia.
Invoco a Mary Poppins frente a mi espejo diciendo su nombre 3 veces, pero no viene a limpiar mi casa.
Me pego un baile frente al espejo.
Quiero helado.
Leo y escribo a la vez.
Escucho mis videos de relajación.
Igual mañana debería….zzzZZZzzZZZZ

::::::::::::::::::::::::::

Deslízate





martes, 4 de marzo de 2014

Cajón Desastre

Vacaciones blogueras casi obligadas.
Si el día tuviese 72 horas escribiría más, pero aun pertenezco a la clase obrera, en concreto a la que se pluriemplea y además tiene una vida social activa.
Para ser bloguera de las buenas, o tienes a alguien que te lo escriba por tí, o eres una “ni-ni” o sólo subes fotos que te hace tu novio-novia con modelitos varios….
Así tu tienes tiempo para dormir, estar divina y actualizar Instagram.

No es mi caso. Y me alegra no serlo, la verdad.

Tengo muchas cosas pululando por mi mente y es difícil estructurar el post de hoy, así que voy a dejarme fluir y vamos a ver cuál es el resultado.

Estas últimas semanas he estado reflexionando mucho acerca de temas que seguramente no cambiarán la historia pero que para mí son importantes.

El primero surgió mientras me leía “Diario de golondrina” de Amelie Nothomb.
La historia que narra la escritora francesa trata de un tipo que se convierte en asesino a sueldo por placer.
Matar le despierta de esa monotonía emocional en la que vivía.
A lo largo de toda la historia, la música de Radiohead es nombrada y descrita por el prota, como la única cosa material que le remueve por dentro.
Inevitablemente me escuché de nuevo casi todos los discos de Radiohead.
Mientras escuchaba el “Amnesiac” fue cuando vino mi reflexión:
Los seres humanos nos dividimos entre los que nos gusta Radiohead y los que no.
He oído mil veces que Radiohead son un coñazo o que son aburridos.
Yo, en general, respeto mucho las opiniones de los demás pero en este caso tengo q decir que la gente no tiene ni puta idea.


Si de verdad te escuchas el Amnesiac o el Kid-A y no sientes nada o te aburres, tienes algún defecto de fábrica.
Es como ver la Capilla Sixtina y no sentir nada. Imposible.
Por no decir que tu criterio musical deja mucho que desear.

Estas son las cosas que piensa mi cabeza mientras me habláis. Tenedlo en cuenta.

Después de soltar el lastre de la música de Radiohead que llevo arrastrando 2 semanas, pasamos al terreno cinematográfico, ya que fui al cine a ver “Her”, la nueva película de Spike Jonze.



Iba con unas expectativas muy altas y cuando pasa eso, sucede que normalmente no quedo lo suficientemente convencida.
En este caso la película me encantó.
El guión, la estética, los personajes, la música, la fotografía…todo me gustó.
Me hizo reflexionar mucho acerca del amor, ya que es una película que estés en el punto sentimental que estés, vas a sentirte identificado con alguna fase de las que vive Joaquin Phoenix o su entorno.
ALERTA SPOILER
Lo que realmente me hizo pensar Her, es que las relaciones de pareja ya no funcionan. Yo misma optaría por prescindir de cualquier compromiso con alguien y me enrollaría con un iOS.
Te da esa compañía que nos han hecho creer que necesitamos y prescindes del día a día que al final es lo que deteriora las relaciones. Así te centras en TI q es lo que importa (espero pero que hayáis captado el tono sarcástico en mi palabras)
Así de cruda está la cosa. Nunca nos dijeron que la evolución podría acabar con el ser humano, pero yo cada día lo tengo más claro. Somos nuestro peor enemigo.

Espero volver a bailar a diario, porque si no, los turrones van a ser el pan vuestro de cada día.

Ha sonado 40 veces mientras escribía el tema nuevo de una de las mejores bandas que existen ahora mismo.
Ellos son “El Páramo” y van a sacar YA su nuevo disco.
No hacen súper vídeos, pero hacen súper canciones.
Espero que lo disfrutéis como yo.