jueves, 14 de noviembre de 2013

…cuando querías ser como Nick Cave.

Ultimamente se me está quitando la ceguera pasajera que he padecido durante estos últimos años, a pesar de que las pantallas de los ordenadores y de los smartphones están quemando mis retinas día tras día.

El hecho es que yo tuve un novio. Bueno he tenido muchos, pero éste en particular, tenía un cierto aire a Nick Cave.
A mí siempre me ha gustado mucho Nick Cave. Musicalmente principalmente y desde que le ví con su banda Grinderman, físicamente también.
¿Por qué?
Pues porque desprende un magnetismo personal que llega a ser espectacular. Cómo se mueve y la personalidad que tiene encima de un escenario. Un seductor nato vamos.



Es todo un señor. Rompecorazones y canalla seguramente, pero señor canalla!

Presente. 14 de Noviembre del 2013.
Las modas cambian y la gente evoluciona, involuciona o simplemente cambia a secas.

Resulta que aquél chico por el que yo bebía los vientos y hacía que mi corazón estuviese rojo bermellón, copia (porque eso no es inspirarse en) a un ¿modelo? ¿hipster famoso? ¿homeless suertudo? Es que no lo tengo muy claro.

El tipo en cuestión se llama Ricki Hall (muy chuquitistaní él).
El otro día buceando en la red ví una foto suya y me impresionó muchísimo el parecido actual del que se parecía a Nick Cave.
El peinado, la barba, los tattoos, la forma de vestir, las poses….vamos todo!!!
Excepto la edad claro, que eso no se puede copiar.



Un replicante, un calco, un reflejo de.

Así que sí, señoras y señores, la gente evoluciona y pasa de querer ser un Nick Cave a querer ser un mero “barbas con tattoos” sin más.

Las nenas veinteañeras tatuadas y locas por los “Beards” están de suerte. Tienen a todo un ejército de clones de Ricki, dispuesto a cubrir sus necesidades.

¡Qué bien me han sentado los 30!



Ricki Hall me pregunto si sabes quién es Nick Cave.

Apuesto a que Nick Cave no tiene ni puta idea de quién eres tú.




1 comentario: