martes, 15 de octubre de 2013

Lynchada




Uno de mis ídolos está en Madrid. David Lynch invade nuestra ciudad.

Hoy ha dado una conferencia en el Reina Sofía acerca de como la meditación transcendental ha influido en su carrera.
Mañana miércoles impartirá una master class en la que se centrará en la creatividad y el desarrollo del potencial del ser humano (No, no va a ser de dirección de cine, ni de cómo hacer discos imposibles)
También presentará Cabeza Borradora en la Filmoteca antes de su proyección.  
Todo esto ha sido posible gracias al festival de cine música y arte, Rizoma.

Pero yo no he podido ni podré disfrutar de ninguno de estos eventos.
No me puedo creer que no vaya a poder ver a Lynch en persona y escuchar todo lo que tiene que decir con esa voz tan característica de friki que tiene y esa mente que me inquieta desde que descubrí su trabajo.
No es justo.
David Lynch este es un mensaje para ti:
Te estaré buscando por toda la ciudad con mi corazón salvaje latiendo en mi pecho, con mi chaqueta de piel de serpiente preparada, tocando mi vestido de terciopelo azul mientras canto alguna canción de Roy Orbison. Te esperaré en el club silencio junto a ese fuego que camina conmigo aunque tenga que ir subida en un cortacésped.

Malditos seáis aquellos que no apreciéis a quién tenéis delante por su obra, sino por su nombre.

La canción que acompaña a mis palabras, forma parte de la banda sonora de mi vida.
Siempre recordaré cómo y dónde la escuché por primera vez. Y por supuesto, con quién.



No hay comentarios:

Publicar un comentario